Emocionalia

Ser papá y vivir para siempre…

Ser papá y vivir para siempre…

Pasaban los días con una lentitud inusitada, pero con la certeza de que en unos meses la vida dejaría de ser lo que conocía hasta aquel momento….

Le habían relagalo un pijama con colores atribuíbles, perdonen la tendencia, a un niño,y cada día al despertar se dirigía a los pies de la cama donde lo tenía extendido y le daba los buenos días al supuesto hijo que venía en camino. Acariciando léntamente sus mangas mientras en voz baja y antes de partir al trabajo le aseguraba lo mucho que deseaba su llegada y lo inmensamente feliz que le haría su presencia.

ser papá y vivir para siempre...La finitud de la vida se contrapone con la maravillosa oportunidad que nos ofrece la naturaleza otorgándonos la indescriptible sensación y el poder de crear una nueva que, a su vez y en un futuro, repetirá el proceso sobre el polvo y la memoria de nuestros huesos. Porque así ha de ser y así será siempre.

Cada noche, arrodillado, a los pies de mamá intercambiaba palabras en modo ida para hacerle llegar al ser que esperaban, todos y cada uno de los sucesos que el día que ya expiraba había acontecido. Asombrósamente, en ocasiones, el sonido de un corazón salvaje, trotando para forjar vida a base de amor y ternura parecía querer contestar y devolver con la misma necesidad de escucha, latidos que jamás olvidaría…porque cuando se oyen por primera vez se hace imposible borrar de la memoria.

La vida de todo ser humano está diseñada escrupulósamente para que no percibamos cada ínfimo cambio del día a día, cada extraña metamorfosis experimentada en cada sentimiento y en cada uno de los momentos que vivimos mientras nos vamos acercando a la senectud de nuestro ocaso. Para él, ser padre era algo así como experimentar el cambio hacia la madurez que, sin retorno, le colocaría en un lugar privilegiado y maravilloso no exento de responsabilidad y esfuerzo.

Por otra parte, y emulando a los espectaculares Omaticayas, sentía que la unión con mamá era cada día más fuerte, estrecha y afortunada. No deja de ser sorprendente como el sentimiento del Amor puede colonizar dos organismos pluricelulares hasta el punto de desarrollar la empatía en instantes donde el silencio es el único lazo de unión. Esta sensación sólo la conocen los enfermos de amor, entendiendo por ello, aquellas personas que disfrutan del mismo sin tensiones, ni obligaciones y todo fluye con la misma inercia que respiramos.

papá hijaVino al mundo casi sin avisar y justo al ver la luz, papá la estaba esperando, con más incertidumbre que serenidad, y con mucha más ilusión que conocimiento de lo que comenzaba aquella mañana. A partir de aquel momento formaron un grupo de tres donde la vida se viste de luces recordando que son una familia, que viven para paladear cada instante juntos y que sus corazones laten con fuerza mientras aumenta un amor recíproco y sincero.

Ser papá es algo que no se aprende, no se otorga, ni tan siquiera se puede suponer…Ser papá es un concepto efímero, intangible y pocas veces descriptible. Tan sólo existe la certeza de que, en cualquier momento, cualquier situación o bajo la más extraña de las circunstancias se haga necesaria su presencia…papá estará allí para velar por la vida de la persona que más quiere. Papá estará siempre y hasta el final para y por su pequeña…

 

 

2 pensamientos sobre “Ser papá y vivir para siempre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!