Emocionalia

La Guerra que vencerás…

La Guerra que vencerás…

Si me dejas, y con tu permiso, hoy quiero dirigirme a ti. Sé que no nos conocemos y que la amistad se fragua con el paso del tiempo pero hoy siento la necesidad de empeñar mi humilde esfuerzo al escribir sólo en ti.
Una Guerra que vencerás...Entiendo que la sensación es algo confusa, difícilmente comprensible, totalmente carente de sentido y llena de contradicciones. Me temo que los días se harán más cortos y las noches infinitamente más largas. Entiendo que hasta el roce de las sábanas supondrá en sentimiento exacerbado y tangible de lo que es sentir, y que todos cuantos estamos a tu alrededor somos conscientes de ello…pero de otra manera. Imagino que te gustaría parar el tiempo, obtener mil respuestas y entender, de una puñetera vez, por qué fuiste tú el elegido ,o la elegida, entre tanto ser humano. Me siento débil, anodino y casi imperceptible cuando te escribo estas líneas porque desconozco si llegarás a comprender el verdadero sentido de las mismas. E imploro, casi rezo, paa obtener tu indulgencia y no me consideres un estúpido que desconoce de lo que habla pues mi pretensión no es otra que darte lo poco que soy.

Me abrazo a la injusticia para frenarla y asumo desde el mismo momento en que tecleo cada guarismo que poco o nada puedo hacer por evitar tu situación, pero deseo, quiero, con todas mis fuerzas que sepas que mi corazón, mi ánimo están contigo…aunque no nos conozcamos.
Hoy salí a la calle siendo consciente de lo afortunado que soy, de lo maravilloso que es llenar los pulmones de aire fresco, de ver cada mañana las caras de las mismas personas, de lo genial que es nadar en la monotonía sin que los sobresaltos le den emoción a mi vida. Hoy fui consciente, más de lo habitual, de lo importante que es apreciar cada segundo, cada instante de nuestra existencia, de la infinita levedad en la que flotamos y de la frágil barrera que hoy nos separa a ti y a mí. Por eso quiero que sepas que de mi posición a la tuya hay muy poquito trecho y al contrario también. Por eso y más, estoy seguro de que volveremos a estar del mismo lado, retomaremos la senda de vivir cada mañana disfrutando del mismo sol y caminaremos por los mismos miedos de puntillas mientras disfrutamos de los momentos de ausencia de dolor que nos regale la vida. Quiero que sepas que pocas cosas hay más ciertas que tu fuerza, tu empeño o tu ilusión por volver a sonreír, por demostrarnos a todos la inmensa pequeñez de nuestras vidas cuando pensamos que no seríamos capaces de soportar según qué cosas…ya lo creo que lo superarás. Es momento de remar sin descanso, divisando la orilla con más certidumbre que nunca, arrancándole a la rabia todo su potencial y transformando los sentimientos negativos en combustible de nuestra máquina para recuperar tu sitio, retomar de nuevo la vida que te espera…vivir.
Una Guera que vencerás...Y te pido perdón, te ruego me disculpes por entender que desde este lado la vida se divisa con un color diferente pues, sin duda, tienes razón. No obstante quiero que sepas que también mi corazón ha sufrido por miedos como el tuyo, por penas del mismo tamaño y ascos del mismo peso. Aun pareciendo una fábula existe el final con sentido, encontrarás, sin duda, el destino que buscas, pues yo he conocido también a much@s que lo hallaron. No contemples jamás la duda que pueda sumergirte en el hueco de la desesperación, ni alimentes desasosiegos consejeros de la desesperanza que vienen vestidos de negro y poco o nada pueden ofrecer. Abandónales en la cuneta y súbete al viento que veloz te transporte de la soledad hasta el cariño de los que te quieren, pues el amor de los que te rodean será el mejor antídoto de la desidia y el abandono de la negra suerte.
Abanderarás el estandarte de la consecución del éxito, el emblema de los luchadores, de los que jamás conocieron la derrota. Porque tú y muchos como tú sois los verdaderos artífices del arte de vencer, de hacer perecer al llanto que se esconde detrás de cada drama. Hoy quiero que entiendas que le di rienda suelta a mis dedos para hacer de la enfermedad, nuestra enfermedad, el reto y palestra de todos. Para que nadie como tú se venza ante la situación que ahora atraviesa.
Desde algún lugar, para ti que, aunque no me leas, mereces todo el respeto, cariño y ánimo del mundo.

Espero que os haya gustado y os rogaría que si así fuera, os suscribieseis en el formulario de la web para recibir de primera mano y en un mail mis publicaciones. Gracias por vuestra atención, sois muy importantes para mí.
Obra registrada a nombre de Justino Hernández en SafeCreative.

 
Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Average rating:  
 0 reviews

2 pensamientos sobre “La Guerra que vencerás…

  1. Ana

    Muchas gracias,eres un hran hombre, me hace feliz ir a clase, me haces que me evada, y tus palabras, nunca las olvidaré,somos afortunafos los que te conocemos,……or,

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!