Emocionalia

Una conversación, en silencio, pendiente…

Una conversación, en silencio, pendiente…

una conversación, en silencio, pendiente...Todo ocurrió demasiado pronto y, además, muy deprisa, sin darme tiempo ni a reflexionar sobre lo que suponía aquello. No obstante y, aunque parezca que no tiene demasiado sentido, quiero que sepas algunas cosas que quizá no te atreviste a pensar antes de actuar como lo hiciste.

Jamás llegarás a saber que me gustaba bromear con mis amigas, que siempre fui la más idiota de todas pues disfrutaba mientras les hacía sonreír con mis tonterías. Que cada momento era el más propicio para gestionar un chiste o pertrecharme de refranes y frases que les hicieran gesticular para arquear las comisuras de los labios antes de romper en una carcajada. Es una lástima pero nadie te dijo antes de aquel momento que tenía muchas amigas y que todas ellas me querían y disfrutaban teniéndome cerca, como yo a ellas. Ser el autor de un exilio forzado ha de ser un tanto desagradable, sobre todo, porque ni tú mismo conoces el motivo de la separación.

Es una verdadera pena pero tendrías que haberme visto queriendo a mis padres y a mi hermano, era la mejor, siempre tuve dudas sobre cómo tanto cariño pudiera caber en un pecho tan pequeño como el mío, pero era así. Desde su olor, el tacto de sus pieles, como el tono de su voz funcionaban como la impronta que deja una madre en el nacimiento de su hijo, y les necesitaba en mi día a día tanto como ellos lo necesitarán ahora conmigo. Las tardes de confesiones con mi hermano Alberto, mi pequeño, eran momentos cargados de magia donde actuar como hermana mayor suponía mucha responsabilidad, pero también me atribuía bondades que creo que jamás tuve. Acariciar su mano para tranquilizarle antes de despedirle cada noche me hacía sentir la guardiana de la puerta de sus sueños…

una conversación, en silencio, pendiente...Alguien debería haberte dicho antes de aquel momento que tuve una infancia muy bonita, cargada de instantes imborrables, llenos de detalles que merecen ser conservados y, lo que es más importante, contados a tus hijos cuando fuera madre. Pero imagino que no tuviste tiempo para llegar a valorar lo bonito que es besar y ser besado, lo increíble que es abrazar a alguien y ser correspondida, lamentablemente no todos nacemos siendo tan afortunados como yo lo fui. Ahora tendré que empezar a acostumbrarme a vivir en silencio y alejada de todo y de todos sólo porque alguien no te explicó a su debido tiempo cual es el secreto de la vida.

Quiero pensar que nadie te dijo antes de aquel momento que no me hubiera importado tomarme un café contigo, debatido sobre aquello que te preocupaba, discrepado sobre la forma de enfocar tus miedos o la necesidad que, a buen seguro, tenías para cometer semejante error. Me habrían faltado los motivos para negarte la posibilidad de argumentarme el por qué de tu locura e incluso habría sido capaz de escuchar tus súplicas al cielo si me hubieras dejado enseñarte el interior de mi alma, tan vacía de oscuros y tan llena de vida. Quizá en ese preciso momento habrías podido comprender el verdadero sentido que tenemos sobre este pedazo de tierra que compartimos y habrías pensado mejor lo que hiciste después de aquel momento.

Lamento profundamente que confundieras mi morfología y no advirtieras que la pesada tripa no era fruto de mi hartazgo a comer pues me faltaban tan sólo dos semanas para poder verle la cara. Y aunque luché todo lo que pude por darle posibles para continuar y disfrutar del camino que comenzamos todos, no fue capaz de superar aquel momento y jamás llegó a ver el color de la luz del sol. Mi corazón se paró antes de que abriera sus ojos. Es una verdadera pena porque nadie te dijo que por el mismo esfuerzo estabas marchitando dos flores de un mismo tallo… Ahora me encargaré, personalmente, de cuidarle toda la eternidad, y le cantaré sin voz, le amaré sin corazón y trataré de arrullarle entre las nubes para que jamás despierte de entre los brazos que jamás hallará…Y aunque siento verdaderos deseos de pedirle perdón por no acompañar a mi pareja en lo que nos quedaba juntos, espero y deseo que rehaga su senda y encuentre otra sonrisa en la que apoyar todo el amor que tenía guardado para mí.

una conversación, en silencio, pendiente...Jamás llegarás a saber, incauto terrorista, que cuando nos miramos y alzaste tu voz en nombre de un Dios que no acepta tus hazañas, abriste las puertas del cielo a cuantos estábamos a tu alrededor y aunque nos hayas separado para siempre de los que amamos, siempre, siempre estaremos presentes en sus corazones. Alguien debería haberte dicho antes de aquel momento que yo era una chica feliz, una mujer de futuro, un proyecto de madre. Ahora sólo soy un recuerdo, un adiós…un lamento. Ojalá que la eternidad te conceda el lugar que mereces y no haya, en el futuro, muchos más sitios para otros como tú. Ojalá que tu recuerdo sea lo único que se lleve el viento…

Con todo mi respeto y cariño a las víctimas de cualquier acto terrorista, sea donde sea, suceda cuando suceda y en nombre de quien se realice. El mundo es nuestra responsabilidad, asumámoslo. D.E.P

 
Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Average rating:  
 0 reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!